Al fin del siglo XIX, el impresionismo efectúa una ruptura en los desarrollos artísticos que se venían dando desde la Grecia de Pericles. Los impresionistas renuncian a la función mimética del arte y proclaman una visión diferente. Ellos abren la puerta a un sin fin de posibilidades expresivas. Después de ellos, nuevas influencias permiten cambios de rumbo más frecuentes y menos predecibles que los que la historia había registrado anteriormente con su alternancia de clasicismos y reacciones.

De ahora en adelante, los descubrimientos y el progreso en todos los ámbitos serán recogidos por los artistas que la evolución y la preocupación social dividen. El arte del oriente había sugerido innovaciones, el de África invita a otras y los eventos que marcan el siglo sugieren todavía otras. Poco a poco, hasta la función estética del arte se pierde.

Una serie de movimientos se da muy pronto, contemporáneos y consecutivos al impresionismo, los "Ismos": el simbolismo, el cubismo, el fauvismo, el art nouveau o modernismo, el expresionismo,el futurismo,el dadaismo, el surrealismo.


Indice del curso
Anterior

E-mail